Log In  |  Registro
Noticias
Lista de Noticias
68
El abuso financiero no tiene edad
Colaboración para Minuto Empresarial El Nuevo Día
66
El Lavado de Dinero: Un Mal Social
Colaboracion para Minuto Empresarial El Nuevo Dia
67
La meta: un nuevo hogar
Colaboracion para Minuto Empresarial El Nuevo Dia
65
Año nuevo, bolsillo nuevo
Colaboracion para Minuto Empresarial El Nuevo Día
Detalles de Noticia
El abuso financiero no tiene edad
    Autor Lcda. Zoime Alvarez Rubio
    Fecha 21/05/2019
    
 

El abuso o explotación financiera es uno de los principales crímenes que afecta a la población de adultos mayores. Se define como el uso de los fondos, propiedad o recursos de una persona de edad avanzada o con impedimentos, por otro individuo, para su beneficio. Es un delito que priva a las víctimas de la tercera edad de sus recursos económicos, y puede tomar la forma de malversación de fondos, falsificación de documentos y expedientes, coerción, transferencia de propiedad y negación de acceso a bienes.

El envejecimiento poblacional que enfrentamos en Puerto Rico es un factor de transformación demográfica al que los timadores sacan gran ventaja. Un dato importante que evidencia este cambio es que, actualmente, el 70% de los balances en cuentas de depósitos en los Estados Unidos pertenece a adultos de 50 años o más. Así, mientras la población de adultos de la tercera edad aumenta, también aumenta el riesgo de incidencia de fraude por timadores que buscan manipular a aquellos que padecen de deterioro cognitivo, movilidad limitada o cualquier otra incapacidad que les requiera depender de la ayuda de terceros.

Existen medidas para ayudar a nuestros adultos mayores a protegerse del fraude y de la explotación financiera. Una recomendación fundamental es mantener privada su información personal como el número de seguro social y número de cuenta, y nunca compartirla por teléfono o a través del internet a menos que se trate de una fuente confiable con la que el envejeciente inició contacto. Otras medidas incluyen triturar documentos y tarjetas de crédito en desuso antes de echarlas a la basura, verificar su informe de crédito al menos una vez al año y registrar su número de teléfono en el Do Not Call Registry para evitar llamadas dudosas.

También, muchos envejecientes cuentan con cuidadores que les acompañan y asisten según sus necesidades particulares. En estos casos, el cuidador debe estar alerta a pagos y/o cheques hechos a destinatarios inusuales, a aumentos inexplicables en deudas de tarjeta de crédito y a transacciones no-autorizadas en estados de cuentas, entre otros. Una forma efectiva de monitorear discrepancias en las finanzas de la persona a su cargo es mantener un archivo organizado y actualizado de sus transacciones financieras.

La protección de nuestros adultos mayores es un asunto de prioridad para todos. Ayudarles y educarles sobre cómo evitar convertirse en víctimas de crímenes que atentan contra la seguridad de su información personal y financiera les ayudará proteger sus bienes y salvaguardar su capacidad económica. La industria bancaria local constantemente trabaja para fortalecer sus operaciones de detección y prevención del abuso financiero contra los adultos mayores. Como individuos y desde nuestras industrias, podemos contribuir a evitar este tipo de situación.

La Asociación
Legislación
Educación Financiera
ABPR al Día
Contáctenos
 
Teléfono: 787.753.8630
Fax: 787.754.6022
Email: info@abpr.com
   
  Contáctenos | Privacidad | Privacidad Copyright ©2019, Asociación de Bancos de Puerto Rico